Photo
Photo : © JC Rivas

Las montañas de Irati y Kakuetta

Basabürüa

La selva de Irati es también conocida como la Haute Soule en francés, Basabürüa en dialecto suletino. Es el territorio a mayor altitud de todo el País Vasco.

Sus pueblos de montaña, el dialecto suletino o zuberotarra en euskera (una versión muy particular de la lengua vasca), su mitología, su tradición pastoril, pero también sus actividades al aire libre y en plena naturaleza dan a este lugar una riqueza cultural sin parangón y un carácter muy especial.

 

Una mezcla de grutas, montañas y selva

La Selva de Irati es sin ninguna duda, la zona más virgen de todo el País Vasco.

Nos encontramos en un territorio de contrastes con profundos desfiladeros y altas cimas como el Pico de Orhi, que asciende hasta los 2017 metros y es la primera cumbre del Pirineo por encima de los 2000 metros si se viene desde la costa vasca.

Con el paso del tiempo torrentes y ríos han perfilado esta región esculpiendo impresionantes desfiladeros y cañones. Sin lugar a dudas, las más célebres son las gargantas de Kakueta que pueden ser exploradas a pie.

Estamos ante un entorno natural inmenso que genera una atmósfera de paz y armonía, ideal para relajarse, recargar pilas y centrarse en lo esencial. Un lugar del que podremos disfrutar en todo su esplendor visitando la Selva de Irati, el mayor hayedo de Europa.

 

 

Espeleología y barranquismo

Lógicamente, el senderismo es la actividad estrella en la región suletina de Basabürúa y el bosque de Irati. Existen alternativas para todos los gustos y necesidades: desde un paseo con la familia en pleno bosque, hasta recorridos más exigentes para los más deportistas.

De todas maneras, la abrupta orografía de esta región del País Vasco ofrece sobre todo, la posibilidad de realizar actividades no tan habituales como el barranquismo y la espeleología.

Estas dos actividades deportivas permiten vivir sensaciones inigualables y apasionantes en el más amplio sentido de la palabra. Equipado con su traje de neopreno y su arnés, experimentará emociones de alto voltaje descendiendo por los torrentes hasta las gargantas más profundas. No sólo eso... los más valientes podrán incluso descender por cascadas haciendo rappel.

En cuanto a la espeleologia, la famosa gruta de La Verna le transportará literalmente al centro de la tierra, conociendo así una cavidad subterránea inmensa y sin igual. Sumérjase en la oscuridad acompañado de su lámpara: la aventura está garantizada y en total seguridad.

El pastoreo y su modo de vida

Tanto en la selva como en las montañas de Irati la vida transcurre al ritmo de las cuatro estaciones y del pastoreo. Una tradición ancestral que aún en la actualidad está muy presente en el día a día de los suletinos. Cada año, entre mayo y junio, tiene lugar la tradicional trashumancia de vacas y ovejas hacia los pastos de verano.

Un periodo durante el cual el pastor realiza el queso directamente en su cabaña. Siempre se ha dicho que el queso de verano tiene un sabor especial...

 

 

Las montañas en pleno invierno

En Zuberoa la arquitectura y más concretamente los tejados de las casas típicamente suletinas ponen de relieve que en invierno la nieve es el pan de cada día.

Durante esta época del año un manto blanco cubre valles y montañas posibilitando la práctica de diversas actividades de invierno; entre otras, los paseos con raquetas, el esquí de fondo o incluso los trineos tirados por perros.

Los Chalets de Irati, situados entre 1300 y 1500 metros de altura, acogen al visitante en un ambiente cálido y en plena naturaleza. ¡La desconexión está asegurada!

Buletinaren harpidetza

Suscríbase a nuestro boletín para recibir información exclusiva sobre las mejores ofertas, novedades y promociones de la Oficina de Turismo del País Vasco