Photo
Photo : © Carole Pro

Mauléon et la Soule

Xiberoa

Con tan sólo 14.000 habitantes repartidos en 36 municipios, Zuberoa es la más pequeña de las siete provincias que componen el País Vasco. Un territorio eminentemente rural que ha sabido conjugar la agricultura, la artesanía y la industria sin perder un ápice de su autenticidad.

La Baja Zuberoa o Pettarra, al igual que la alta Zuberoa o Basabürüa, ofrece un sinfín de hermosos paisajes llenos de verdor e inmensos bosques. La fabricación artesanal de la alpargata en Maule es uno de los emblemas del valle... al igual que sus iglesias trinitarias, sus castillos y su amplia oferta cultural.

Maule – 100 lugares que debe visitar

ZUBEROA: Tierra de tradiciones

Un pueblo unido a la montaña y la naturaleza

Para todo un país, Zuberoa es algo así como un santuario, el de una cultura y una lengua propias cuyas raíces se hunden en lo más profundo de esta tierra.

A pesar de ser un valle aislado, este territorio ha sabido preservar sus tradiciones y una riqueza cultural que pueden ser descubiertas en la actualidad. La montaña ha marcado profundamente el alma suletina. Es ahí, en las alturas, donde generaciones de pastores han forjado su carácter durante los largos meses de verano acompañando a sus rebaños.

Allí, en la montaña, surgieron también las leyendas que dan vida a los bosques y grutas del entorno. Montañas que han sido históricamente testigo privilegiado de las imponentes y hermosas canciones que suelen acompañar sus festejos.

El suletino siempre ha vivido con la naturaleza y no dudará en compartirla con usted.

 

Maule-Lextarre, capital de la alpargata

Photo
Photo : © Pierre Carton

Durante más de 150 años, la alpargata marcó la vida de gran parte del País Vasco y, en particular de Zuberoa, convirtiendo a Maule-Lextarre en la capital por antonomasia de esta calzado.

Antiguamente, la alpargata era un zapato de trabajo cómodo, barato y fácil de fabricar. Se podía confeccionar tanto en casa como en el taller de artesanía. Hoy en día en cambio, es sinónimo de ocio y hasta puede ser un complemento de moda.

La alpargata del País Vasco vive en la actualidad un nuevo impulso debido, entre otros motivos, a la diversificación de sus productos: modelos y colores realmente originales, nuevos materiales y, sobre todo, una fabricación artesanal de gran calidad. A día de hoy, existe la posibilidad de visitar los talleres y conocer de primera mano este trabajo artesanal.

 

Un rico y variado patrimonio cultural

Photo
Photo : © Carole pro

Además de por sus alpargatas, la villa de Maule goza de una gran reputación por sus castillos.

El fuerte que domina desde lo alto la ciudad permitió en su día vigilar todo el valle. Sus primeros muros fueron construidos en el siglo XII. Por su parte, el castillo de Andurain de Maytie es una propiedad privada construida a principios del siglo XVII, al termino de las Guerras de Religión.

En muchas localidades suletinas, las iglesias están coronadas por tres pináculos denominados trinitarios. Los más antiguos son románicos y fueron reconstruidos tras las Guerras de Religión, como en el caso de la iglesia de la ciudad-alta de Maule o la de Gotaine-Irabarne (Gotein, en francés).

La iglesia de Ospitalepea,

Antiguo complejo hospitalario clasificado como patrimonio mundial por la UNESCO.

A pocos kilómetros se encuentra la localidad de Ospitalepea (l'Hôpital-Saint-Blaise, en francés). La iglesia del pueblo es el último vestigio de un antiguo complejo hospitalario construido en el siglo XII.

Es de estilo hispano-musulmán.

Un espectáculo de luz y sonido que retrata su historia.

 

EN SAVOIR +

El suletino o zuberera : un dialecto misterioso

El euskera suletino se distingue del euskera que se habla en el resto de las provincias vascas, entre otras, por su «ü» y por un acento tónico mucho más marcado.

La lengua vasca, es decir, el euskera es el denominador común del pueblo vasco. Una argamasa lingüística que sobrepasa fronteras, ya que, vasco o “euskaldun” significa “aquel o aquella que posee la lengua”.

He aquí algunas palabras que le serán de utilidad durante su visita:

·       Egün hon = buenos días

·       Honki jin = bienvenido/a

·       Otoi = por favor

·       Eskerrik hanitx = muchas gracias

En comparación, he aquí las mismas palabras pero en “euskera batua” o euskera estándar :

·       Egün hon = egun on

·       Honki jin = ongi etorri

·       Otoi = otoi

·       Eskerrik hanitx = milesker ainitz

 

LEXIQUE DE LA LANGUE BASQUE

El pais de las mascaradas y pastorales

La provincia de Zuberoa guarda con orgullo algunas de las tradiciones teatrales populares más ancestrales en lengua vasca.

1.     Mascarada : entre carnaval y teatro de calle, las mascaradas representan dos mundos contrapuestos, el rojo y el negro, que se enfrentan durante un día en la plaza del pueblo. Durante los meses de invierno se celebran de pueblo en pueblo, casi cada domingo. En la Edad Media, la iglesia autorizaba a la población local a expresar sus quejas al señor del lugar, haciendo que durante esa jornada los lugareños pasasen el día bailando y criticando los abusos de la autoridad señorial...

2.     La pastoral se organiza anualmente por los habitantes de una localidad suletina. Se suele celebrar el último domingo de julio y el primero de agosto. Se trata de un espectáculo sobrio, íntegramente en euskera y representado sobre un escenario al aire libre, que simboliza la lucha entre el bien y el mal. Todos los años la pastoral atrae a miles de espectadores.

Zuberoa es asimismo heredera de hermosas danzas y cánticos populares. Aquí, esta tradición está lejos de ser una mera reliquia folclórica y es prácticamente omnipresente en todos los grandes eventos locales. Se trata de una danza difícil y exigente, que demanda rigor y mucha precisión.

LAS CASAS SULETINAS, UNA ARQUITECTURA ATÍPICA

Al llegar a Zuberoa desaparece el rojo de los tejados para dar paso al color negro de la pizarra.

La casa de estilo suletino se asemeja mucho a las granjas del Bearne, con su tejado de pizarra en fuerte pendiente. A veces, la entrada principal suele estar coronada por una bella piedra esculpida con una inscripción en la que se puede leer el año de construcción o renovación y el nombre de su antiguo morador.

Según una antigua tradición del País Vasco que ha perdurado hasta nuestros días, el apellido de una familia provenía del nombre de su caserío. Es por eso que hasta hace no tanto muchos vascos y vascas tomaban como apellido el nombre de su lugar de nacimiento. De hecho, todavía hoy en día una persona puede ser designada tanto por su apellido como por el nombre de su casa. A menudo, el nombre de la casa hace referencia a su localización.

EL MACIZO DE ARBAILA

Buletinaren harpidetza

Suscríbase a nuestro boletín para recibir información exclusiva sobre las mejores ofertas, novedades y promociones de la Oficina de Turismo del País Vasco