Photo
Photo : © Jean Philippe Jubera

Lehuntze, Mugerre, Hiriburu, Milafranga

Del Aturri al Errobi

El visitante que se acerque por vez primera a las localidades de Lehuntze, Mugerre, Hiriburu y Milafranga tendrá la impresión de encontrarse frente a una explosión de colores. Situadas a las afueras de Baiona, conservan la idiosincrasia del campo y el carácter de los pueblos de Lapurdi. Desde las orillas de los ríos Aturri y Errobi hasta las colinas repletas de helechos de la montaña vasca, el visitante estará ante un universo multicolor y polifacético con el Océano Atlántico en el horizonte.

Mugerre

Photo
Photo : © Mairie Mouguerre

Aunque hay rastros de la iglesia del pueblo ya en la Edad Media, el nombre de Mugerre ('Mouguerre' en francés) aparece por vez primera bajo la forma de Mouguerro. Al parecer este topónimo provendría de la palabra en euskera Muga, que significa frontera, y ubicaría a esta localidad labortana en el límite administrativo y lingüístico con la región gascona.

Un pueblo situado justo a la entrada de Baiona que tiene un paisaje de los más variopinto. Los humedales al borde del Aturri, los valles que caracterizan esta zona del País Vasco o el barrio de Elizaberri en dirección a Hazparne son sólo algunos ejemplos. Por su parte, el barrio portuario que se desarrolló durante los años 1950 y 1960 gracias a la actividad industrial contrasta con el resto.

Dese un paseo por el casco antiguo de Mugerre, entre la iglesia del pueblo y la cruz de Mugerre, y podrá disfrutar, entre otras, de la delicada arquitectura labortana. Un paseo que además le brindará la oportunidad de disfrutar de espléndidas vistas ; al oeste con la cordillera de Jaizkibel en Gipuzkoa y al este con el pico Orhi ya en Zuberoa.

Lehuntze

Photo
Photo : © OT Adour

El pueblo de Lehuntze ('Lahonce' en francés) se desarrolló alrededor de su abadía. Este edificio románico del siglo XII, construido por los monjes de la Orden de Canónigos Premonstratenses, está en el origen de la evangelización en lengua vasca.

El pueblo, situado sobre el río Aturri, dispone de un puerto deportivo en el que el visitante podrá encontrar un club de vela y una escuela de esquí acuático abierta todo el año. El casco antiguo es agradable y permite realizar una pequeña caminata para disfrutar del entorno.

El paseo que comienza a orillas del pequeño lago de Arbéou nos conduce por un bosque de álamos hasta los humedales del Aturri.

Hiriburu

Photo
Photo : © OT Adour

El nombre original de esta localidad es Iruber, pero más tarde una leyenda lo transformó en Hiriburu ('Saint-Pierre d'Irube' en francés)... Hacia el año 1400 se decía que Sugulna, un dragón de tres cabezas que solía bajar de las laderas del monte Larrun para aterrorizar a la población, se instaló cerca de la fuente de Lissague en Hiriburu. Según cuenta esa misma leyenda, un joven caballero de 20 años decidió acabar con la bestia en un sangriento combate en el que ambos perdieron la vida...

El pueblo tomó entonces el nombre de Hiruburu (tres cabezas en vasco), para después convertirse en Hiriburu, que es su actual denominación. No pierda la ocasión de visitar la fuente del dragón dándose un paseo por los humedales de Hillans. En cuanto al pueblo, su parte vieja conserva aún magníficos edificios de los siglos XVII y XVIII, la mayoría apenas han sido transformados. A las puertas de Baiona, Hiriburu es una pequeña localidad con una vida asociativa y cultural muy importante. El teatro 'La Perle' ofrece una variada programación cultural durante todo el año.

Milafranga

Photo
Photo : © OT ADour

Al igual que Mugerre y Lehuntze, la localidad de Milafranga ('Villefranque' en francés) está situada en lo alto de una pequeña colina y se extiende bordeando el río Errobi. El antiguo puerto fluvial estaba situado a la altura del barrio de Sainte Marie y las gabarras solían atracar allí. Destaca por su atractivo el antiguo camino de sirga, que ha sido reconvertido en una vía verde que va desde Baiona hasta Uztaritze, un lugar ideal para disfrutar de una bonita caminata con la familia...

¡o para darse un paseo agradable en bici! Al igual que Mugerre, Beskoitze o Urketa, Milafranga posee depósitos de salmuera que proceden de yacimientos marinos con cientos de miles de años de antigüedad. Es más, hasta bien entrado el siglo XX los ancianos del lugar extraían sal gorda del lugar, bien para conservar los alimentos bien para salar el jamón. Esta sal solía ser transportada en barco hasta Baiona a través del río Errobi.

Buletinaren harpidetza

Suscríbase a nuestro boletín para recibir información exclusiva sobre las mejores ofertas, novedades y promociones de la Oficina de Turismo del País Vasco