Photo
Photo : © Valentin

la comarca de Bidaxune

Bidaxune

Al sur del río Aturri la comarca de Bidaxune ('Bidache' en francés) se encuentra, por así decirlo, en el punto de convergencia de la cultura vasca y gascona. Un territorio conocido también como región 'Charnega' o 'Xarnega', que significa mestizaje. Entrará aquí en un comarca puramente fluvial, en la que las suaves colinas que impregnan el territorio se deslizan hacia el sur, dejando entrever en la lejanía las cadenas montañosas de la Baja Navarra y Zuberoa.

Algunas localidades de la comarca de Bidaxune

Bidaxune

La ubicación de Bidaxune, al borde del rio Biduze (afluente izquierdo del Aturri), ha favorecido el comercio fluvial, especialmente el de la piedra de Bidaxune, muy valorada por su dureza y su característica beta azul. El puerto, con sus diques, similares a los de Gixune o Akamarre, permite hacer frente tanto a la subida como a la bajada del flujo mareal del Océano Atlántico. No dude en preguntar en la oficina de Turismo por la ruta del patrimonio que le brindará la oportunidad de admirar las casas más características del municipio, así como el antiguo paseo del adarve desde cuya explanada podrá avistar también el castillo de Gramont. A pocos kilómetros del pueblo, siguiendo la carretera que lleva a Donapaleu, el puente de Gramont es un lugar ciertamente agradable para hacer un picnic o incluso refrescar los pies en verano.

 

 

Burgue-Erreiti y Erango

Photo
Photo : © OT Adour

Ambas villas son atravesadas por el Camino de Tours (GR 653), que enlaza más adelante con las localidades de Donapaleu y Donibane Garazi. En Burgue-Erreiti ('Bergouey-Viellenave' en francés), la iglesia de Saint-Jacques le Majeur fue edificada en la Edad Media y reconstruida en el siglo XIX : junto con el puente y el molino sobre el río Biduze, la iglesia de esta localidad labortana y su entorno componen una estampa digna de admirar.

En Erango ('Arancou' en francés), y a iniciativa del ayuntamiento, lo que antaño fue un antiguo caserío del siglo XII se ha convertido en la casa rural Bourthaire para acoger a los peregrinos.  Merece la pena visitar la iglesia del lugar, similar a la de Burgue-Erreiti.

El castillo de los duques de Agramont

Desde la Edad Media...

En el siglo XI, los Señores de Agramont construyeron en Viellenave-sur Bidouze (actualmente Bergouey-Viellenave en francés, o Burgue-Erreiti en euskara) una fortaleza sobre una colina llamada Moulary. Durante la primera mitad del siglo XIII el castillo fue tomado por el Rey de Navarra, para después caer en manos de las tropas del Rey de Inglaterra. La familia Agramont decidió entonces establecerse en Bidaxune. Fue allí donde construyeron una nueva plaza fuerte entrado ya el siglo XIII, con un imponente y monumental edificio, ideal para vigilar todo aquello que se acercase desde las Landas, el Bearn o Navarra. Durante siglos el castillo fue objeto de varios ataques e incendios, incluido el terrible asalto de 1523 liderado por Carlos V bajo las órdenes de Guillermo de Orange.  

El apogeo

Después de cada asedio o ataque el castillo de Agramont era sistemáticamente reconstruido y cada generación de los duques de Agramont fue aportando su propio estilo para embellecer el lugar. Castillo defensivo hasta el siglo XVI, a partir del siglo XVII se convirtió en residencia vacacional : invernadero, magníficos jardines, establos, banquetes refinados... ¡La reputación del Castillo de Bidaxune está bien merecida! La familia Agramont, a la cabeza de 2000 navarros que llevaban sus características boinas rojas, acogió en el siglo XVI a los duques y duquesas del Reino de Francia. Ya a finales de siglo sus sucesores, atraídos por Versalles, dejaron Bidaxune para establecerse en otras residencias de la Corte de Francia. Mientras estuvo deshabitada, un incendio accidental destruyó completamente la fortaleza navarra en 1796. Con vistas al valle del río Biduze, lo único que queda del castillo medieval es su imponente torreón.

Visitar el castillo de Bidaxune

A fin de preservar este magnífico patrimonio histórico tan deteriorado, la Comunidad de Aglomeración del País Vasco puso en marcha hace ahora 10 años un programa de inversión para su restauración, que permite a los visitantes conocer el lugar con todas las medidas de seguridad pertinentes. En concreto, el castillo de Agramont abre sus puertas para las visitas guiadas. Benedicto, nuestro guía y apasionado de la historia del lugar, evoca en sus visitas la tumultuosa historia de este castillo transportando al visitante hasta las épocas más gloriosas de su pasado. Se puede incluso subir al torreón y disfrutar de una panorámica de 360º de los Pirineos y las Landas. Puede ver los horarios de las visitas guiadas al castillo de Bidaxune en este enlace.

 

EN SAVOIR 

Buletinaren harpidetza

Suscríbase a nuestro boletín para recibir información exclusiva sobre las mejores ofertas, novedades y promociones de la Oficina de Turismo del País Vasco