Photo
Photo : © OTPB

Le haut de vallée de Saint Etienne de Baïgorry, les Aldudes

Aldudeko Ibarra

El valle de los Aldudes ('vallée des Aldudes' en francés) está situado en lo alto del valle de Baigorri y es por lo tanto, un valle dentro de otro valle. Lo conforman tres pequeñas localidades que han sabido preservar las tradiciones del País Vasco : Banka, Urepel, y Aldude. Un valle en el que el pastoreo tiene una función vital en el día a día de sus gentes, algo que es más evidente si cabe en la región Kintoa o Quinto Real.

Todo aquel que decida visitar este valle disfrutará de una oferta gastronómica sin igual (jamón DOP, trucha, queso...), y encontrará además un amplio abanico de actividades deportivas (senderismo, bicicleta de montaña, pesca y caza). Mención especial merecen también las magníficas vistas que ofrecen cimas como la del monte Hargibel, que dan aún más encanto si cabe a este singular valle.

Les incontournables de la vallée des Aldudes

Retrato de un valle

Photo
Photo : © OTPB

Retrato del valle de Aldude

El valle de los Aldudes, en el corazón de la Baja Navarra, tiene la reputación de ser uno de los más aislados de todo el País Vasco norte. Justo encima de Baigorri, se compone de tres pueblos : Banka cuya altitud oscila entre los 200 y 1300 metros, Aldude, cuna del porcino vasco, y Urepel, puerta de entrada  la región de 'Kintoa' ('El Quinto Real' en castellano) y a la zona montañosa de Sorogain.

 

Sus paisajes, en pleno corazón de la montaña, y su situación geográfica, a dos pasos de la frontera con España, hacen de este valle uno de los lugares más deseados para las travesías de montaña. No sólo eso. También podrá adentrarse en el bosque de Haira, un precioso hayedo a través del cual podrá llegar al pueblo de Urepel.

Banka es el primer pueblo del valle y es conocido por sus minas de hierro y cobre, que fueron explotadas desde la época romana hasta bien entrado el siglo XIX. Nada más llegar al pueblo el visitante podrá observar uno de los antiguos altos hornos del lugar, todavía en pie.

Fundación del valle y anécdotas

Los pueblos que conforman el valle de los Aldudes fueron fundados por los hijos más jóvenes o benjamines de la familias de Baigorri allá por el siglo XVI. En realidad, simplemente transformaron lo que hasta entonces eran humildes cabañas de pastores (las bordas) en viviendas permanentes. A su vez, Banka fue durante mucho tiempo un barrio de Baigorri, conocido como 'La Fonderie'. Una denominación ligada a las minas del lugar. Es también destacable que la iglesia del pueblo de Aldude alberga el rosario del emperador Maximiliano I de México (cuñado de Sissi). Al parecer fue comprado en una subasta por una persona del valle que más tarde decidió donárselo a la parroquia. Por último, Urepel es la puerta de entrada al conocido como 'El Quinto Real' ('Kintoa' en euskara y 'País Quint' en francés). Esta zona montañosa es un territorio indivisible entre Francia y España. La tierra pertenece al gobierno español, pero las familias que viven allí tienen nacionalidad francesa.

La caza en el valle

Aldudeko Ihizia

Photo
Photo : © Pierre Carton Comme partout au Pays Basque, la chasse est une tradition séculaire. L'arrivée de l'automne signifie l'arrivée des palombes. Les palombes seront ensuite cuisinées soit en salmis soit au capucin, un mode de cuisson typique du Pays Basque.

Con la llegada del otoño, la caza se convierte en una de las actividades más populares del valle. Cada año son muchos los cazadores que se acercan al valle, atraídos sobre todo por la caza de la paloma.  En el País Vasco, a este periodo del año se le denomina 'la fiebre azul', en referencia al plumaje azul de las palomas.

La particularidad del valle de los Aldudes es que se trata de uno de los últimos lugares en el que se practica la caza 'con red' o 'pantiere'.

Senderismo y pesca

Agenda : Fechas señaladas

Aldudeko Animazioak

Buletinaren harpidetza

Suscríbase a nuestro boletín para recibir información exclusiva sobre las mejores ofertas, novedades y promociones de la Oficina de Turismo del País Vasco