Photo
Photo : © Yoni

Getaria

Con una ubicación privilegiada, a idéntica distancia de dos localidades vecinas de gran prestigio, Biarritz y Donibane Lohizune, Getaria ('Guethary' en francés) es el pueblo más pequeño de toda la costa aquitana. Tan pequeño que si se descuida pasará por la carretera departamental D810 y ni siquiera se dará cuenta que ha atravesado el pueblo...

¡algo que sería una auténtica pena! Una vez haya entrado por la calle principal de Getaria y después de descubrir el centro de la localidad, la brisa con olor a salitre le atraerá irremediablemente hacia el mar como si de un imán se tratase. A pesar de ello, tómese su tiempo y dese un paseo por el pueblo.

un pueblo que mira al mar

Herri bat itsasoari begira

Un puerto que apenas ha cambiado a lo largo del tiempo

Antiguamente, pescador y ballenero

Getaria fue antaño una localidad dedicada en cuerpo y alma a la pesca. Del siglo XI al siglo XIX la caza de la ballena se practicó a lo largo de toda la costa vasca. En pleno siglo XXI cuesta imaginar la vida de aquellos cazadores de ballenas acechando siempre a estos cetáceos desde sus atalayas. Desde el momento en que una ballena era avistada todo el pueblo se movilizaba y los marineros salían en sus embarcaciones para arponear a este monstruo marino. Una hazaña tan peligrosa que resulta inconcebible desde el punto de vista actual. La trainera (antigua embarcación que utilizaban los pescadores vascos) 'Anni', instalada en un costado del puerto, es testigo de aquella  época.

Un pequeño puerto en dique seco

El puerto de Getaria, además de ser el más pequeño de toda la costa vasca, tiene la peculiaridad de estar en dique seco; es decir, todos los barcos son izados fuera del agua con la ayuda de un cabrestante después de cada salida al mar. Debido a su tamaño, sólo puede albergar unas pocas embarcaciones y las parcelas están reservadas desde hace años. Es muy difícil, si no imposible, obtener una de estas parcelas. El puerto está protegido por un pequeño dique y cuenta con una playa no vigilada.

Playas salvajes

Photo
Photo : © Yoni

Son tres en total y a menudo son inaccesibles a causa de la marea. Esa faceta más “salvaje” de las playas de Zenitz o Arotzenkosta le garantizará una calma difícil de encontrar en otras playas del litoral vasco. Además, con la marea baja el roquerío suele quedar a la vista convirtiéndose en un lugar ideal para descubrir la vida marina con los más pequeños. Erizos de mar, cangrejos, quisquillas y otros animales extraños habitan en estas rocas. Con el objetivo de preservar el ecosistema, es preferible no tocar ni mover las rocas. El tamaño de los crustáceos del lugar no le permitirá hacerse una mariscada, así que mejor dejarlos vivir tranquilos en su hábitat natural. Atención, sólo la playa de Parlamentua cuenta con servicio de socorrismo.

El Surf

Lugar de referencia para el surf mundial, Getaria tiene el honor de albergar 2 olas míticas. Por un lado está la “derecha” de la playa Parlamentua' : se forma en Getaria pero rompe en Bidarte y se accede a ella por el puerto. Por el otro lado está la “izquierda”, más conocida como 'Avalanche' : esta última es accesible desde la playa de Arotzenkosta. Las olas pueden ser de “derecha” o de “izquierda” en función del sentido en el que comienzan a romper.

Parlamentua : ola mágica del País Vasco

Es conocida desde los inicios del surf en el País Vasco. Debe su reputación a su desarrolló casi perfecto, su potencia y su peligrosidad. Se trata de un spot mítico que nada tiene que envidiar a los spots hawaianos. Como rompe lejos de la orilla suele ser difícil calcular su tamaño, incluso cuesta percatarse de su potencia cuando alcanza los 5 metros de altura debido a la distancia. La “derecha” de Parlamentua es una ola mágica que hipnotiza a surfistas de todos los rincones del mundo.

'Avalanche' : una ola complicada y sólo apta para expertos

El spot de 'Avalanche' está justo enfrente del malecón de Arotzenkosta, al final del puerto de Getaria. Se trata de una extensa ola que aparece cuando se dan unas condiciones meteorológicas muy específicas, una compleja combinación de viento, marea y oleaje.

Se trata por lo tanto, de una ola muy caprichoso que es solamente apta para surfistas experimentados a causa de las peligrosas rocas que se esconden bajo el agua y que son prácticamente invisibles ante la  mirada incauta del inexperto. A pesar de ello, cuando esta ola hace acto de presencia admirarla desde el muelle y la playa de Arotzenkosta es todo un espectáculo.

 

Un pueblo con personalidad propia

Euskal herri bat euskal kostaldean

Getaria tiene una extensión de 142 hectáreas y cuenta con 1356 habitantes.

Pueblo de pescadores y agricultores desde tiempos inmemoriales, a partir de 1864, con la llegada del tren y la moda de los baños en el mar impulsada por la emperatriz Eugenia, Getaria empezó a desarrollar su propio sector turístico.

La vida del pueblo gira en torno a la plaza principal

El frontón : la plaza principal de Getaria

Donde mejor se palpa el espíritu vasco de Getaria es en la plaza del frontón, justo al lado de su hermoso ayuntamiento. Es el corazón de la vida social del pueblo y el lugar en el que se desarrollan la mayoría de las animaciones y actividades que tienen lugar a lo largo de todo el año. La lista es extensa : fiestas patronales, partidos de pelota, conciertos... Más allá de su aspecto turístico, el frontón sigue siendo el punto de referencia para los lugareños con sus momentos de diversión y felicidad, aunque también suele ser testigo de interminables discusiones. No hay un solo vecino de Getaria que no haya pronunciado en alguna ocasión la frase : ¡Nos vemos en el frontón!

El ayuntamiento : una preciosa casa vasca

El ayuntamiento de Getaria, de estilo neo-vasco, está inscrito como monumento histórico. En su fachada podemos ver las tradicionales figuras de la Amatxi y del Aitatxi (abuela y abuelo, respectivamente) que adornan el exterior del edificio, testimonio del respeto a la sabiduría y conocimiento de los más mayores.

La terraza : la atalaya más 'VIP' de Getaria

Unas vistas que se pierden en la inmensidad del océano

'La Terraza', de obligada visita, le ofrece unas preciosas vistas panorámicas que van desde Biarritz, al norte, hasta Hondarribia, al sur. Además de ser un lugar sin igual para disfrutar del espectáculo que ofrecen los surfistas o para admirar unos atardeceres de ensueño, 'La Terraza' es un lugar que ofrece calma e invita a la meditación. A menudo, cuando el sol se esconde tras el horizonte, el silencio se adueña del lugar y nos deja ensimismados a la espera del legendario rayo verde.

De 'La Terraza' a las  terrazas

Fácilmente accesibles a pie desde el centro del pueblo, desde 'La Terraza' hasta las animadas terrazas de los bares de Getaria apenas hay dos pasos.

Bares y restaurantes

En Getaria los restaurantes deben su fama a la calidad de su propuesta culinaria y los bares a su faceta más 'chic'. Es habitual juntarse en el muelle para tomar un trago en torno a unos pintxos o a alguna especialidad local.

El sendero del litoral pasa por Getaria

Photo
Photo : © Yoni

Para todos los que disfrutan con una buena caminata, el sendero del litoral es una opción inmejorable. Balizada a lo largo de los 25 kilómetros que van desde Bidarte hasta Hendaia, esta ruta atraviesa Getaria. A pesar de que el sendero no baje nunca hasta la playa, todo el recorrido se hace con el mar a la vista. Si decide tomar la ruta en dirección a Donibane Lohizune, primero tendrá que atravesar todo el paseo de la playa de Parlamentua. Tras un breve recorrido llegará al puerto y bordeará el malecón de Arotzenkosta, para seguir por un sendero que sube hacia el acantilado. Al final, llegará a la colina de Zenitz y su playa, zonas protegidas por su especial interés medioambiental.

A lo largo de todo el recorrido disfrutará de maravillosas vistas al mar.

 

 

una amplia oferta cultural

Bizi kulturala aberatsa

Getari Enea : mucho más que un cine

Tras décadas cerrado al público, el cine de Getaria ha vuelto a reabrir sus puertas totalmente remodelado. Más que un simple cine, el proyecto Guéthary-Résidences-Arts-Ateliers-Résidences (GRAAC) propone una fusión de las distintas disciplinas artísticas, para crear un espacio cultural abierto a todo el mundo.

Es ante todo un cine de arte y ensayo, con salidas en grupo, audiovisuales sobre el patrimonio o cine independiente, pero sin olvidar otro tipo de formatos y creaciones artísticas. Con su café asociativo, las veladas en Getari Enea giran en torno a una película, aunque los formatos pueden ser muy diferentes : cine-cena, cine-tertulia, cine-taller...

Otros eventos culturales completan la magia de este nuevo lugar pensado para compartir y vivir el cine de una manera diferente y sobre todo, abierta a todo el mundo.

 

LEER MAS  

El museo Sarraleguinea

Photo
Photo : © Musée Saraleguinea

El museo fue creado en los años cincuenta para acoger la donación del escultor Georges Clément de Swiecinski. Alberga un sinfín de obras de este escultor, amante de la escultura en tamaño real y excelente dibujante de inicios del siglo XX, como esculturas, cerámicas  o dibujos.

Una segunda parte del museo está consagrada a los restos arqueológicos de la época romana encontrados en la localidad. Recientes excavaciones han revelado la existencia de una fábrica de salazón, así como un excepcional epitafio funerario, único en el sur de Aquitania.

La tercera parte evoca la historia de Getaria y cuenta su evolución desde las épocas del puerto pesquero hasta la estación balnearia actual.

Por último, diversas exposiciones temporales permiten al visitante admirar las obras de artistas contemporáneos locales e internacionales. Getaria, que siempre ha destacado por cuidar su identidad con mucho mimo, también gusta de abrirse al mundo y destacar por la originalidad de sus propuestas.

 

LEER MAS

Buletinaren harpidetza

Suscríbase a nuestro boletín para recibir información exclusiva sobre las mejores ofertas, novedades y promociones de la Oficina de Turismo del País Vasco